Shop More Submit  Join Login
About Literature / Student Member gabriel pero por favor solo diganme dewott n.nMale/Chile Recent Activity
Deviant for 2 Years
Needs Premium Membership
Statistics 24 Deviations 1,010 Comments 5,374 Pageviews

Newest Deviations

Random Favourites

Groups

Activity


amabilidad oculta.



Cada mañana, mientras Satoru y Kagome desayunaban, Haruka y Kaede miraban un capítulo de la más reciente temporada de la serie Kamen Rider, en el cual el protagonista, con su traje de lucha, se enfrentaba a un monstruo lagarto, todo con sus energéticas escenas de acción al igual que con sus diálogos cursis.

-¡woooah!- gritaban ambas al mismo tiempo con la fluida batalla que se libraba en la pantalla, justo cuando Kamen Rider tomo su arma en posición para utilizar su técnica final.

-¡adelante! ¡Kamen Rider!- gritaban ellas nuevamente justo cuando el Kamen Rider utilizo su técnica final contra el monstruo el cual exploto en una gran bola de fuego mientras él le daba la espalda en posición vistosa de victoria.

-¡siiiiiii!- gritaron de nuevo de alegría al ver a su héroe de televisión salir victorioso nuevamente.

-en serio ¿Qué rayos le ven a ese ridículo programa?- decía Satoru mirándolas con ojos entrecerrados caricaturescos mientras bebía de  una taza de té en la mesa junto a Kagome quien también tenía una taza en la mano.

-no seas tan serio nii-san, además que yo recuerde a ti también solían gustarte programas y caricaturas así- le dijo Kagome serenamente pero con cierto sarcasmo en su voz.

-eso fue hace mucho, además hasta los encuentro ridículos- respondió el antes de mirar a otro lado y beber un poco mas de té para eludir seguir con esa conversación, lo que hiso que Kagome riera un poco. Entonces Kaede desde en sillón miro a Satoru y le señalo el reloj de la sala diciendo.

-Satoru-kun, se te hace tarde-

-¡ah cierto!- dijo él en lo que se tomo el té al seco, tomo su mochila y se dirigió a la puerta -¡Kaede, recuerda esperarme a las 7 PM en la puerta!-

-¡entendido!- respondió ella de forma militar justo cuando Haruka se despedía de el diciéndole.

-!onii-chan! ¡que te vaya bien!-

-tú también ve preparándote Haruka-chan- le dijo Kagome

-¡siiii!- respondió ella antes de partir a su habitación. Kaede miraba con una sonrisa, Kagome a sus ojos era como la madre y ama de casa, además de atender el templo familiar también se encargaba de la limpieza y de cocinar, es por eso que Kaede siempre hacia todo lo que podía para ayudarla antes de irse a buscar a Satoru a la preparatoria.
Mientras tanto Satoru caminaba a la escuela justo cuando por detrás de él escucho una voz llamándolo.

-¡oye Satoru!- se trataba de Mitzuki, desde que ambos trabajaban juntos como guardianes, comenzaron a ir a la preparatoria juntos, pero a diferencia de él, ella siempre llevaba a Kevin consigo.

-ah, Mitzuki- dijo el al detenerse para reunirse con ella en lo que vio con un rostro molesto caricaturesco a Kevin -y el enano-

-ver tu fea cara tampoco me alegra, idiota- le respondió Kevin con la misma cara pero con una vena de rabia en la frente, ya que los dos no se llevaban particularmente bien, aquella escena no era para nada extraña para Mitzuki.

-oh vamos ¿es que no pueden estar un solo día sin pelearse?- les dijo ella con un tono de regaño en su voz.

-entonces deja de traer a ese enano a todas partes- le respondió Satoru.

-¡soy el tesoro sagrado de Mitzuki-chan, a diferencia tuya que dejas a Kaede en casa casi todo el día, Mitzuki me tiene a su lado por si un demonio aparece como toda buena guardián!- le respondió Kevin poniendo cara de orgullo cuando Satoru lo tomo de la  cabeza y le dijo burlándose.

-no seas mentiroso, es solo que no puedes despegarte de ella ¿verdad? zorro mimado-

-¡¿q-que dijiste?!- dijo Kevin aun más molesto y antes de que algo mas ocurriera Mitzuki los separo diciéndoles.

-¡ya basta! ¡cielos lo mismo todas las mañanas! ¡intenten ser más maduros ¿quieren?!- los dos simplemente cruzaron los brazos y voltearon cada uno a un lado distinto, así que Mitzuki no hiso nada más que suspirar derrotada. Poco después llegaron a la esquina donde normalmente Akari los espera, sin embargo esa  mañana en particular no estaba allí.

-¿Akari-san se habrá quedado dormida?- se pregunto Mitzuki cuando Satoru decidió seguir caminando a la escuela, ella lo siguió  diciéndole -¡oye ¿no vas a esperarla?!-

-no, creo que me hago una idea de lo que ocurre, puede que Akari no venga hoy a la escuela- respondió el con mucha seguridad, dejándola un poco curiosa sobre ello. Más tarde al iniciar las clases, en el salón de Satoru el maestro daba los anuncios del día y antes de comenzar la clase agrego.

-por cierto llamaron de la casa de Sonozaki, no podrá asistir a clases por problemas de salud ¿puede alguien llevarle los apuntes del día de hoy?- muchos de los alumnos lo discutieron unos segundos justo cuando Satoru levanto la mano y dijo.

-yo se los llevare, sensei-

-oh muy bien, recordé que vives cerca de ella, se lo encargo Sagara- dijo el profesor, haciendo que muchos de los chicos de la clase miraran  a Satoru con ojos celosos, pues no era muy secreto que a muchos de ellos les gustaba Akari, cosa que hiso que el sintiera ciertos escalofríos ante esas miradas. Al terminar las clases, Kaede se encontraba esperando en la puerta de la preparatoria mientras los estudiantes pasaban cerca de ella  sin percatarse de su presencia, entonces de entre la multitud se topo con Mitzuki, Kevin y Satoru.

-¡Satoru-kun, Mitzuki-san, Kevin-san!- los saludo con una de sus manos en alto justo cuando ellos llegaron a donde estaba.

-¡hola Kaede-chan! Kevin y yo debemos irnos de inmediato, asegúrate de que tu guardián no se meta en problemas ¿de acuerdo?- le dijo Mitzuki en broma.

-¡por supuesto!- respondió ella con sus manos tras su espalda y parada firme en lo que Satoru las vio a ambas molesto diciéndoles.

-¡oigan!-

-¡hahaha nos vemos mañana!- dijo Mitzuki cuando se fue corriendo con Kevin detrás de ella diciendo.

-¡adiós Kaede!- ni bien ellos dos ya estaban lejos, Satoru dijo.

-Kaede, aun no iremos a casa, debemos hacer una parada antes-

-¿una parada? ¿Dónde?- le pregunto ella. Durante el camino Satoru le conto lo que estaba ocurriendo para ponerla al tanto, a lo que ella pregunto -¿Akari-san está enferma?-

-si, pero no te preocupes tanto, Akari siempre ha sido débil de salud, así que siempre se enferma con facilidad- le respondió el mientras revisaba bien los apuntes de uno de sus cuadernos.

-¿y tu profesor te pidió que le dieras los apuntes de hoy?- le volvió a preguntar ella.

-no fue tan así…- dijo el rascándose la cabeza cuando agrego -más bien yo me ofrecí a hacerlo- al decir eso Kaede lo miro sonriéndole y le dijo.

-Satoru-kun en verdad eres alguien amable-

-no es tan así, soy el que vive más cerca de ella así que sería más fácil así- respondió el bruscamente como tratando de eludir el tema, pero Kaede rio un poco respondiéndole.

-pero sigue siendo amable de tu parte ofrecerte a llevarle tus apuntes a Akari-san-

-lo que tu digas…- respondió Satoru con suspiro, y a mitad de camina un ruido que solo Kaede pudo oír al mover una de sus orejas hace que su atención se centrara en un callejón al cual entra para ver de qué se trataba, unos momentos después Satoru se percata de la ausencia de Kaede y al voltear la ve justo cuando ella salía del callejón -¿Qué ocurre Kaede?-

-no nada, es que me pareció oír algo- respondió ella un poco nerviosa en lo que Satoru se percato que las colas de Kaede están algo recogidas hacia ella.

-¿y qué le pasa a tus colas?- le pregunto haciendo que se pusiera más nerviosa y negando tanto con sus manos como con su cabeza.

-¡n-no es nada, q-quizás s-se ponen así a veces por el frio!- él la miro un poco extrañado pero finalmente decidió creerle diciendo.

-bueno, pero no te distraigas tanto o se hará tarde-

-está bien- respondió ella con una sonrisa en lo que volvían a ponerse en marcha, haciendo que ella suspirara aliviada.
Finalmente llegan a la tienda de kimonos Sonozaki, que es también la casa de Akari y su familia a solo unas cuadras de la casa de Satoru.

-¡wooaaah, son muy bonitos!- exclamo Kaede al entrar a la tienda con Satoru mientras miraba los diversos kimonos en exhibición -¿la familia de Akari-san los hace?-

-la mama de Akari los hace, aunque ella también hiso algunos de estos- respondió él en lo que tocaba la campanita de el mesón de compras diciendo -¡señora Sonozaki, soy yo!-

-¡woah, Akari-san es increíble!- exclamo Kaede, entonces de la puerta trasera de la tienda entra la señora Sonozaki, de una apariencia similar a la de Akari, aunque su cabello es largo, mas alta y llevando una blusa y falda larga azules, al mirarlo, ella sonríe y le dice al acercársele.

-¡ah, Satoru-kun! que sorpresa ¿vienes a ver a Akari?-

-algo así, le traigo los apuntes de hoy- le respondió seriamente mostrándole uno de sus cuadernos.

-que bien, Akari se alegrara de tenerlos- le respondió ella en lo que abrió la puerta trasera de nuevo -¿quieres llevárselos tu?-

-en realidad yo ya debo…- iba a negarse él cuando Kaede le jalo un poco la camisa diciéndole con una mirada seria.

-Satoru-kun no seas malo, vayamos a ver si Akari-san está bien- él se le quedo mirando unos segundos hasta que finalmente se rindió y dijo.

-ugh…está bien, se los daré yo-

-excelente- respondió la señora Sonozaki dándole la pasada a él, mientras que Kaede se escabullo detrás de Satoru. Ya en la habitación de Akari, ella se encontraba sentada en su cama con sus piernas tapadas por las sabanas y usando su pijama, cuando ellos entraron saludando ella los miro diciendo.

-¿Satoru-kun, Kaede-chan?- ella les sonrió y les pregunto -¿Qué hacen aquí?-

-te traje los apuntes del día de hoy- respondió él.

-y también queríamos ver como estabas- agrego Kaede en lo que miro a Satoru con una sonrisa inocente pero algo traviesa también -¿verdad Satoru-kun?- él simplemente miro a otro lado con seriedad evitando esa mirada. Akari se rio un poco y les dijo.

-muchas gracias, ya me siento mejor ¿quieren quedarse un rato? mi mamá traerá panecillos dulces-

-suena bien pero…- Satoru iba a negarse cuando Kaede le piñizco suavemente su pierna haciendo que se sobresaltara y respondió.

-nos encantaría acompañarte Akari-san-

-¡oye no respondas por mi!- le dijo Satoru molesto.

-Satoru-kun no seas malo, ya que estamos aquí hagámosle compañía- respondió Kaede en lo que comenzaron a discutir, todo mientras Akari los miraba riendo un poco, pero súbitamente escucharon el sonido como de un maullido lo que hiso que Kaede se sobresaltara y su pelaje se pusiera de punta.

-¿Qué fue eso?- pregunto Akari extrañada.

-sonó como un maullido- respondió Satoru igual de sorprendido entonces volvieron a escucharlo logrando averiguar que venía de Kaede que estaba claramente muy nerviosa con sus manos tras su espalda y metidas en sus colas mientras la miraban.

-¿Kaede-chan tu maúllas?- pregunto Akari muy curiosa pero Satoru con más seriedad le dijo bruscamente.

-¿acaso ocultas algo?- al final Kaede suspira derrotada y les dijo.

-pues…algo así- entonces de sus colas saco a un pequeño gato que los miraba como con una especie de sonrisa.

-¡woaah! ¡un gatito, y es muy lindo!- exclamo Akari con un aura rosa rodeándola.

-¡¿lo tenias oculto entre tus colas todo este tiempo?!- exclamo Satoru sorprendido pero luego agrego -¡y a todo esto ¿de dónde diablos lo sacaste?!-

-estaba solo en un callejón, pensé que quizás podríamos…- respondía Kaede cuando Satoru la interrumpió bruscamente diciendo.

-ni hablar-

-¡¿eh?!- exclamaron ambas en lo que Kaede le pregunto.

-¡¿p-pero porque?!-

-porque no me gustan los gatos, son molestos, impredecibles, dejan todo lleno de pelos y mantenerlos es demasiado caro- respondió el bruscamente.

-pero no podemos dejarlo solo…- le contesto Kaede mirando al gato en lo que Satoru tomo al gato del pescuezo lo que la sorprendido en cuanto el se acerco a la ventana y lo asomo afuera diciendo.

-créeme, va a estar bien- entonces dejo caer al gato al suelo del patio trasero en lo que este salió corriendo en lo que Kaede se asomo por la ventana y grito llamándolo.

-¡gatito-chan!- pero el gato no la escucho y desapareció, por segundos estuvo triste pero poco a poco otro sentimiento se fue apoderando de ella, una gran rabia hacia Satoru que tan descorazonadamente hecho lo había echado, haciendo que una sombra cubriera sus ojos y apretó sus manitas mientras Akari y Satoru charlaban de lo ocurrido.

-Satoru-kun pudimos al menos buscarle otro dueño- le decía ella regañándolo con una mejilla algo inflada por lo que había hecho.

-¿y hasta entonces que habríamos hecho con él? no se iba a quedar en mi casa- le respondió él.

-pues me lo habría quedado yo de momento, a mama tampoco le gustan los gatos pero me hubiera permitido tenerlo hasta entonces- dijo ella con el mismo tono de regaño siendo que ninguno notaba a Kaede que seguía asomada en la ventana.

-no seas tonta, ese gato no sobrevivirá ni un día con tantos mimos que le darías- respondió el burlonamente pero sin cambiar la expresión seria de su rostro, sin embargo ella se ruborizo por lo que dijo y le respondió.

-¡eso no es cierto!- en ese momento Satoru miro a Kaede que se veía quieta en la ventana por lo que le pregunto.

-oye Kaede ¿Qué estás haciendo…?- pero cuando ella volteo a mirarlo con una cara si bien algo caricaturesca de rabia y enojo, la sangre se le helo y su rostro cambio a uno lleno de un extraño miedo que no podía explicar con Akari mirándolos algo confusa sobre lo que estaba pasando, a los segundos después Satoru recupero un poco la compostura y pregunto.

-¿o-oye a que viene esa…?-

-¡tonto!- le grito Kaede con fuerza interrumpiéndolo.

-¡¿eh?!- exclamo Satoru sorprendido mientras Akari observaba igual de sorprendida mientras Kaede le seguía gritando a él.

-¡tonto, tonto, Satoru-kun eres un tonto!- entonces Kaede se va furiosa por la ventana y sale corriendo hacia la calle, en eso Satoru se asoma por la ventana gritándole.

-¡oye Kaede, vuelve!-

-ah…hiciste que se enojara- le dijo Akari con ojos entrecerrados caricaturescos.

-¿¡insinúas que fue mi culpa!?- exclamo él mirándola con una cara de rabia caricaturesca.

Minutos después, Kaede estaba en la calle mirando a todos lados con mucha atención mientras que gritaba con sus manitas junto a su boca.
-¡gatito-chan! ¡¿Dónde estás?!- seguía buscando al gato, inflo un poco su mejilla enojada mientras decía -tonto Satoru-kun ¿Cómo pudo echar a un pobre gatito huérfano a la calle?- continuo buscando en lo que sus pensamientos sobre Satoru estaban entremezclados -¿Cómo es posible que alguien pueda ser tan amable y malo a la ves?- en ese entonces sintió algo acercarse y al voltear la mirada se dio cuenta que un auto venia hacia ella, ya no tenía tiempo para reaccionar, se quedo paralizada mientras que el vehículo, cuyo conductor obviamente no era capaz de verla, se le acercaba todavía más, pero entonces algo la embistió de lado.

-¡kyaaaa!- grito ella al caer al suelo justo cuando el auto paso, ella se sobo el brazo adolorida por la caída y cuando se dio cuenta que a su lado de rodillas jadeando del cansancio, había otro pokemon, una Eevee.

-¿te encuentras bien?- le pregunto la Eevee entre jadeos, pues el correr tan rápido como pudo para salvar a Kaede había sido algo muy agotador para ella.

-s-si…gracias…me salvaste la vida…- le respondió Kaede con una sonrisa, entonces se percato que esa Eevee no era una pokemon común, sus ojos eran dorados, era una pokemon sagrado como ella.

-¡woah! ¡¿eres una pokemon sagrado también?!- le pregunto la Eevee muy sorprendida.

-s-si…- respondió Kaede algo nerviosa.

-¡genial! ¡eres la primera pokemon sagrado que conozco!- exclamo la Eevee muy feliz, pero lo único que pudo decir Kaede fue.

-¿eh?-

Al rato ambas se encontraban en un pequeño santuario abandonado en un parque del distrito, allí la Eevee preparo un poco de té en una tetera un poco maltrecha y le sirvió una taza a Kaede mientras le hablaba.

-creo que no me eh presentado adecuadamente, me llamo Izayoi, pero puedes decirme Iza si quieres- entonces Kaede tomo la taza y le respondió.

-yo me llamo Kaede, un gusto en conocerte…- miro a su alrededor del santuario en lo que se le ocurrió preguntar -¿vives aquí tu sola?-

-si, solía vivir con mi mama…pero ella murió hace ya un tiempo…- respondió Izayoi mientras se servía una taza de té para ella.

-oh…lo siento…- dijo Kaede bajando la mirada apenada por haber preguntado lo anterior.

-pero no te preocupes, mi mama siempre me enseño a ver lo positivo de las cosas, aun cuando todo parezca ir mal- le respondió Izayoi con una sonrisa en lo agrego mirando su reflejo en la taza de té -además, se que la volveré a ver algún día- esas palabras hicieron que Kaede volviera a sonreír en lo que bebió un poco de té que estaba sorprendentemente delicioso -¿y tu donde vives?- le pregunto Izayoi.

-bueno…yo vivo en una casa no muy lejos de aquí con mi guardián…- respondió suavemente Kaede cuando Izayoi se le acerco repentinamente muy sorprendida diciendo.

-¡woah! ¡¿tienes un guardián?!- Kaede se quedo un tanto perpleja, pero sonriendo le respondió.

-s-si, se llama Satoru-kun-

-¡que genial! ¡¿y cómo es él?!- le pregunto Izayoi aun muy emocionada.

- pues Satoru-kun es…- dijo Kaede mirando hacia arriba, en lo que recordó lo que Satoru había hecho con el gato huérfano, lo que le hiso cambiar de una cara alegre a una de enojo con una mejilla inflada y caricaturescos ojos entrecerrados.

-¿Kaede-san?- le hablo Izayoi un poco extrañada.

-¡Satoru-kun es un tonto!- exclamo Kaede cruzando sus bracitos y mirando molesta a otro lado diciendo -¡es bruto, enojón, tonto,  y no tiene consideración por otros!-

-y-ya veo…- respondió Izayoi un tanto confundida con una gran gota de sudor tras su cabeza, sin embargo la expresión de Kaede cambio de nuevo a una bastante pensativa en lo que decía.

-aunque…eso ultimo no es del todo cierto… Satoru-kun en realidad es muy amable…o sea me dejo quedarme en mi casa…y se preocupa por su familia y amigos…creo que por estar enojada no fui muy justa con él…-

-pues suena que en realidad es una buena persona pese a sus defectos- dijo Izayoi con una sonrisa.

-tienes suerte, algún día me gustaría conocer a quien pueda ser mi guardián-

-Iza-san…- dijo Kaede cuando sintió lo que parecía ser un ruido sordo que la hiso mirar a la ventana del santuario.

-¿ocurre algo?- pregunto Izayoi.

-me pareció oír algo…- respondió Kaede pero al ver de nuevo a Izayoi, quizás la primera amiga pokemon además de Kevin que hacía, simplemente sonrió y dijo. -seguramente es mi imaginación- ambas rieron un poco mientras continuaron charlando, sin imaginar que afuera, una sombra las vigilaba mientras más se acercaba.

Al mismo tiempo, Satoru se encontraba comiendo un panecillo dulce un tanto molesto junto a Akari que lo veía un poco curiosa, luego miro por la ventana diciendo.

-Kaede-chan ya lleva un rato afuera…- entonces miro a Satoru agregando. - quizás deberíamos ir a buscarla-

-tu no te preocupes, ella es una pokemon, se puede cuidar muy bien ella sola- respondió Satoru bruscamente en lo que le dio una mordida fuerte a su panecillo.

-¿estas seguro de eso?- le pregunto ella.

-¡por supuesto!- exclamaba él. -¡si quiere seguir molesta allí afuera pues que lo haga, para lo que me importa!- Akari suspiro un poco para luego decir.

-cielos, parecen una pareja que acaba de pelearse…-

-¡¿Qué diablos quieres decir con eso?!- pregunto Satoru cuando súbitamente una Mitzuki en su forma de guardián aterrizo en la ventana diciendo.

-¡hola chicos!- Satoru de la impresión escupió las migajas del panecillo que tenía en la boca de forma caricaturesca en lo que Akari se volteo sonriendo mientras decía.

-¡ah Mitzuki-san, buenos días!-

-¡maldita, no te aparezcas así de repente!- exclamo Satoru con una cara de rabia caricaturesca.

-no seas exagerado, tan solo quería ver como estaba Akari-san antes de volver a mi patrulla- respondió Mitzuki.

-me encuentro mucho mejor Mitzuki-san, aunque…- respondió Akari sonriendo en lo que vio a Satoru que al parecer seguía estando molesto.

-ah, Kevin-kun pregunta donde esta Kaede-chan ¿se fue a casa?- pregunto Mitzuki mientras miraba la habitación.

-¡y yo que voy a saber!- respondió bruscamente Satoru dándole la espalda y cruzando sus brazos.

-Satoru-kun hiso que Kaede-chan se enojara y ella se fue sin decir nada- agrego Akari.

-¡espera ¿Kaede-chan está afuera sola?!- pregunto Mitzuki muy preocupada.

-¿y que si así es? ella es una pokemon ¿no? si algo pasa puede usar los ataques que nos conceden a nosotros para cuidarse a sí misma- dijo Satoru con mucha seguridad.

-mira que eres idiota, Kaede-chan y Kevin-kun son pokemon sagrados, ellos no poseen ataques o habilidades como los demás pokemon- dijo Mitzuki en tono de regaño, cosa que sorprendió a Satoru que volteo a mirarla preguntándole.

-¡¿Qué has dicho?!-

-creo que olvidamos decírtelo, los pokemon sagrado al tener almas puras poseen habilidades superiores a las de cualquier otro pokemon, sin embargo sus propias almas puras les impiden poder utilizarlas, es por eso que nos necesitan a nosotros los guardianes, es a nosotros a quienes nos conceden esas habilidades para usarlas al unirse a nosotros, es por eso que nos llamamos guardianes, no solo protegemos a otros de los demonios, también a nuestros pokemon sagrados- le explico Mitzuki, lo que dejo a Satoru muy preocupado al respecto, luego de unos segundos y con una cara llena de seriedad se levanto dirigiéndose a la puerta de la habitación.

-¿Satoru-kun?- pregunto Akari.

-volveré en unos minutos- respondió Satoru en lo que abría la puerta y la cerraba detrás de sí.

-cielos, vaya tipo más predecible es él- dijo Mitzuki riendo un poco en lo que se sentó al borde de la ventana.

-entonces se fue a buscar a Kaede-chan…- agrego Akari sonriendo en lo que volteo a ver a Mitzuki con una mirada un poco preocupada. -¿no lo ayudaras?-

-descuida, hoy tampoco eh sentido la presencia de ningún demonio, seguramente estarán bien- respondió Mitzuki bastante relajada. Mientras tanto Satoru se encontraba recorriendo las calles del distrito buscando por Kaede gritando su nombre constantemente, llegando a una esquina comenzó a quejarse diciendo.

-rayos ¿A dónde se habrá metido?- fue entonces cuando algo en el mostrador de una tienda llamo su atención, lo que le hiso entrar a esta.

En ese momento Kaede y Izayoi habían terminado de tomar té dejando las tazas a un lado, en lo que Kaede dijo.

-creo que será mejor que vuelva, Satoru-kun seguro está preocupado…-

-no hay problema, vuelve aquí siempre que quieras, me gustaría tener compañía más seguido- respondió Izayoi sonriendo.

-si quieres puedes venir conmigo, una amiga mía y de Satoru-kun es una guardián en potencia, quizás puedas hacer un contrato con ella- dijo Kaede un tanto emocionada.

-¡¿tu crees?!- pregunto Izayoi muy emocionada.

-¡por supuesto!- dijo Kaede igual de emocionada en lo que tomo las manitas de Izayoi. -ven conmigo, te la presentare-

-¡claro! ¡ya la quiero conocer!- agrego Izayoi muy emocionada, entonces ambas tomadas de las manitas salieron del santuario, pero ni bien pusieron un pie afuera la sangre de Kaede se helo y el miedo se apodero de ella en un instante, pues sentía una presencia oscura y maligna justo sobre ellas, una gran sombra estaba sobre el santuario observándolas.

-¡cuidado!- grito Kaede cuando rápidamente ella se hiso a un lado junto a Izayoi cayendo ambas al suelo al mismo tiempo que de la nada surgía una garra negra que impacto con fuerza justo donde estaban unos segundos antes.

-¡kyaaaaaaa!-  gritaron ambas cuando de entre el polvo comenzaron a ver como de entre un agujero en medio del aire, comenzó a salir una criatura oscura con la forma de lo que parecía un lagarto gigante.

-e-eso es…- decía Izayoi aterrada en lo que Kaede se puso frente a ella agregando.

-un demonio…- ella intentaba hacerse la fuerte, pero la verdad es que ella está igual de asustada que ella, cuando el demonio salió por completo del agujero, las miro fijamente mientras se les acercaba diciendo.

-dos pokemon sagrados…parece mi día de suerte…- ambas comenzaron a retroceder lentamente, no iban a poder huir por lo cerca que él estaba de ellas -me daré un festín con sus almas…¡sus deliciosas almas puras…!- el demonio avanzo rápidamente a atacarlas, Kaede abrazo a Izayoi como tratando de protegerla en lo que cerró los ojos, pero justo entonces escucharon una voz que Kaede conocía que gritaba.

-¡de eso nada!- al voltear y abrir los ojos, tanto Kaede como Izayoi ven a Satoru que le da una violenta patada en el aire al demonio quien queda con una cara de dolor caricaturesca mientras el pie de Satoru se hundía en su cara para luego caer de lado al suelo.

-¡Satoru-kun!- exclamo Kaede extremadamente feliz de verlo.

-¿el es tu guardián?- pregunto Izayoi.

-¡así es!- le respondió ella.

-¡maldito humano! ¡¿Cómo te atreves a patearme en la cara?!- grito el demonio mientras se levantaba.

-¡tu cierra el pico!- le grito de vuelta Satoru cuando se volteo a ver a Kaede y Izayoi extendiendo su mano a ellas. -¡luego me la presentas Kaede, hay trabajo que hacer!-

-¡si!- respondió Kaede levantándose y mirando a Izayoi diciéndole -¡ve a un lugar seguro!-  

-¡c-claro!- dijo Izayoi en lo que se oculto detrás de un árbol en lo que vio a Kaede correr y tomar la mano de Satoru haciendo que se unieran y él pasara a su forma de guardián, desenvainando su katana y colocándose en posición de combate frente al demonio -¡i-increíble!-

-¡¿crees que porque seas un guardián podrás conmigo?!- grito el demonio aun enfurecido.

-¡eres demasiado ruidoso! ¡lagarto súper desarrollado!- le contesto Satoru al comenzar a correr a toda velocidad hacia el demonio listo para atacarlo.

-¡mocoso ingenuo!- grito el demonio cuando escupió lo que parecía ser un liquido verde en dirección a Satoru, quien sorprendió por ese ataque se detuvo tan rápido como pudo y dio un salto hacia atrás justo a tiempo, ya que cuando el liquido toco el suelo este comenzó a levantar mucho humo y a abrir un gran agujero en este.

-¡¿Qué demonios?!- exclamo él mientras el demonio reía antes de decirle.

-¡¿sorprendido?! ¡mi saliva es un acido muy fuerte que lo derrite todo- entonces se puso en posición para escupir de nuevo mientras gritaba -¡te derretiré para luego devorar tu alma y la de esas pokemon sagrados!- el demonio volvió a escupir otro chorro de su saliva, al mismo tiempo Satoru paso una de sus manos por su katana cubriéndola con fuego fatuo antes de ponerse en posición de ataque gritando.

-¡como si fuera a dejarte hacerlo!- de un movimiento de su katana lanzo el fuego fatuo hacia la saliva que venía hacia él y al hacer contacto esta reacciono con el fuego fatuo causando una gran explosión que sacudió todo el lugar obligando a Satoru a cubrirse con uno de sus brazos mientras Izayoi dio un grito cubriendo sus orejas por la fuerza de la explosión.

-¡diablos ¿esa cosa explota?!- exclamo Satoru justo cuando de entre el polvo y humo de la explosión surgió el demonio que con una de sus garras lo agarro del pecho y lo azoto con fuerza en el suelo manteniéndolo allí quitándole el aire de los pulmones.

-¡Satoru-kun!- exclamo Izayoi desde su escondite viendo como el demonio acercaba su rostro al de Satoru dejando caer una gota de su saliva en el suelo cerca de él que de inmediato comenzó a derretir el lugar donde cayó mientras luchaba por quitarse la garra de encima.

-ahora guardián…es hora de que mueras…- dijo el demonio con una gran sonrisa cuando abrió bien la boca para lanzar su saliva sobre Satoru, pero este se las arreglo para alcanzar su katana del suelo y en un rápido movimiento la clavo en la mandíbula superior del demonio el cual grito del dolor sin poder cerrar su boca.

-¡así que tu saliva es inflamable ¿cierto?! ¡a ver qué te parece esto cabronazo!- dijo Satoru con una sonrisa un tanto malvada en su rostro cuando justo antes de inhalar profundamente.

-¡espera ¿Qué piensas…?!- grito el demonio justo cuando Satoru disparo su ataque lanzallamas directo a la boca del demonio, causando una reacción explosiva en su interior, antes de que pudiera gritar de dolor, ya estaba muerto, cayendo de lado al suelo y desapareciendo en una nube negra.

-diablos…eso estuvo cerca- dijo Satoru al sentarse en el suelo y suspirando al poder respirar nuevamente con normalidad.

-¡woah!- exclamo asombrada Izayoi al acercarse a Satoru -¡eso fue increíble!-

-gracias…a todo esto ¿Quién eres tu?- dijo Satoru viendo un poco extrañado a Izayoi.

-¡Satoru-kun!- escucharon ambos gritar a alguien, al voltear se dieron cuenta que se trataba de Akari acompañada de Mitzuki en su forma de guardián quien fue la que llego primero diciendo.

-sentí la presencia de un demonio ¿está todo bien?-

-si, ya me encargue de él- respondió Satoru en lo que Izayoi se quedo mirando a Mitzuki preguntándole.

-¡woah! ¡¿también eres una guardiana?!-

-así es- le respondió Mitzuki sonriéndole al darse cuenta que ella era una pokemon sagrado -me llamo Mitzuki Kamiya- entonces ella volvió a su forma humana con Kevin a su lado -y él es mi compañero Kevin-kun-

-¡un gusto!- exclamo Kevin levantando una de sus manitas.

-el gusto el mío, yo me llamo Izayoi…- respondió Izayoi cuando súbitamente es abrazada por Akari quien comenzó ya a acariciarla y frotarla con energía mientras estaba rodeada por su aura rosa llena de flores mientras exclamaba.

-¡que linda!- Izayoi gritaba por los mimos sorpresivos mientras Satoru, Mitzuki y Kevin observaban la escena con una gran gota de sudor tras sus cabezas.

-creo que ya se siente mejor…- dijo Mitzuki.

-así parece…- agrego Satoru.

-definitivamente…- finalizo Kevin.

Ya de noche, los seis estaban reunidos en un santuario abandonado justo al borde del distrito, el cual era considerablemente mas grande que el que Izayoi usaba para vivir en el parque.

-¿y qué hacemos en este lugar tan deprimente?- pregunto bruscamente Satoru.

-ten un poco de respeto idiota, este es el hogar de Rayquaza-sama-

-¿Rayquaza-sama?- se preguntaron Satoru, Akari y Kaede al mismo tiempo.

-¡¿en serio?! ¡¿esta es la casa de Rayquaza-sama?!- exclamo Izayoi muy emocionada.

-Iza-chan ¿tú sabes quién es?- le pregunto Akari.

-¡mi mama solía contarme de él, Rayquaza-sama es el dios pokemon del cielo, y quien se encarga de velar por los guardianes del mundo inferior!- respondió Izayoi muy emocionada.

-¡¿un dios de verdad?!- exclamo Satoru un tanto sorprendido mientras que Kaede también se emociono al respecto diciendo.

-¡genial, ya quiero conocerlo!-

-bueno, ya nos habíamos tardado en presentarles a Rayquaza-sama, después de todo como dice Izayoi, él es quien coordina a los guardianes, al menos aquí en Japón- dijo Mitzuki en lo que toco la puerta gritando -¡Rayquaza-sama! ¡somos Mitzuki y Kevin-kun, traemos visitas!- entonces la puerta del santuario se abrieron dejando escapar un gran resplandor dramático que dejo cegados por unos segundos a todos menos a Mitzuki y Kevin, cuando este se desvaneció dejando ver el interior, los cuatro nuevos allí se quedaron observando en silencio unos segundos cuando Satoru rompió el hielo diciendo.

-i-increíble…-

-¡oh, Mitzuki-chan, Kevin-kun, que bueno verlos de nuevo!- dijo alegremente Rayquaza, el pokemon verde con forma de dragón asiático con apenas metro y medio de altura y un poco mas de largo con un sombrero de pesca en la cabeza y un abanico en una de sus garras mientras que Satoru, Kaede, Akari y Izayoi miraban cubiertos por un aura oscura de decepción cuando Satoru volvió a romper el hielo diciendo.

-increíblemente decepcionante…-

-perdón por venir sin avisar Rayquaza-sama- dijo Mitzuki en lo que ella y Kevin se sentaron de rodillas frente a Rayquaza.

-¡tranquila, tranquila, me agrada tenerlos de visita!- decía Rayquaza alegremente con una sonrisa caricaturesca, entonces fijo su mirada en los otros cuatro que seguían afuera del santuario, entonces los invito a pasar diciendo -¡no sean tímidos, pasen!-

-s-si…- dijeron los cuatro aun medio decepcionados por tan mala impresión que tuvieron de él antes de sentarse también de rodillas frente a él.

-así que…- decía Rayquaza mirando a Satoru y a Akari -deben de ser Satoru-kun y Akari-chan, Mitzuki-chan y Kevin-kun me han hablado de ustedes- luego desvió su mirada a Kaede sonriéndole -y tu debes ser la compañera de Satoru-kun, Kaede-chan ¿cierto?-

-s-si- respondió Kaede un tanto nerviosa.

-ya veo…- dijo Rayquaza en lo que Satoru levanto la mano preguntando.

- perdón pero ¿a que donde va con todo…?- entonces súbitamente Rayquaza les dio tanto a él como a Kaede un fuerte golpe en la cabeza con su abanico, mientras ella se frotaba la cabeza y se quejaba del dolor, él dio un paso más gritando -¡cabron! ¡¿a qué demonios vino eso?!-

-¡eso es por haber hecho su contrato tan descuidadamente!- le respondió Rayquaza en tono de regaño antes de continuar -¡de haber sido sus almas incompatibles habrían terminando muriendo ambos! ¡lo que hicieron fue imprudente!-

-¡pero no fue así cabronazo…!- le respondió Satoru justo antes de que Rayquaza le diera otro fuerte golpe en la cabeza con su abanico, esta vez tan fuerte que él quedo tendido de cara en el suelo con un chichón humeante en la cabeza mientras los demás lo miraban con una gran gota de sudor en ellos.

-¡lo que tuvieron fue suerte y eso es todo!- lo regaño de nuevo Rayquaza antes de suspirar y continuar hablando con más calma -yo soy un dios guía para los guardianes, yo soy capaz de ver si las almas de un guardián potencial y un pokemon sagrado son compatibles o no- entonces miro a Akari y a Izayoi -lo que nos lleva a lo que creo que sigue ¿verdad Mitzuki-chan?-

-así es, queríamos saber si Akari-san y Iza-chan pueden hacer un contrato- le respondió Mitzuki en lo que Akari y Izayoi dijeron al mismo tiempo haciendo una reverencia.

-¡por favor díganos!- al hacerlo ambas se miraron mutuamente y rieron un poco, lo que hiso sonreír a Rayquaza quien les dijo.

-pues parecen tener buena química, vamos a ver- entonces sus ojos brillaron de un color azul intenso, los segundos pasaron en lo que Satoru se levanto nuevamente mientras se quejaba del dolor en su cabeza justo cuando los ojos de Rayquaza volvieron a la normalidad y con mucho pesar dijo -lo lamento, pero Iza-chan es una pokemon tipo normal, y el alma de Akari-chan es de tipo hada, a no ser que sean del mismo tipo no son compatibles-

-no puede ser…- dijo Izayoi con sus orejas caídas de decepción y tristeza.

-disculpe Rayquaza-sama…pero Iza-chan esta sola…quisiera saber si yo podría quedarme con ella, al menos hasta que encontremos a un guardián con quien pueda hacer contrato- dijo Akari haciendo una reverencia al final.

-Akari-sama…- dijo Izayoi sorprendida mientras Rayquaza se frotaba la barbilla mientras los demás observaban con atención.

-bueno, no veo ningún problema en ello- respondió Rayquaza echándose viento con el abanico.

-¡¿en serio?!- exclamaron Akari y Izayoi al mismo tiempo  en lo que ambas se abrazaron volviendo a exclamar. -¡muchas gracias!- aquella escena hiso que todos sonrieran menos Satoru quien se seguía frotando la cabeza molesto, Rayquaza rio un poco mientras se abanicaba y volvió su mirada al grupo diciendo.

-recuerden, si tienen algún problema o duda, no duden en venir a visitarme ¿de acuerdo?-

-¡sí!- respondieron todos enérgicamente, menos Satoru quien seguía molesto.

Más tarde ya todos se habían separado rumbo a sus hogares, en la calle Satoru y Kaede caminaban juntos a casa en silencio, entonces Kaede decidió romper el silencio un poco nerviosa diciendo.

-Satoru-kun…-

-lo siento- dijo Satoru interrumpiéndola, cosa que la sorprendió mucho pues no esperaba que el fuera quien se disculpara en lo que agrego diciendo mientras se rascaba tras la cabeza -debí haberte dicho antes que no me gustaban los gatos-

-pero fui yo la que se enfado y te llamo tonto…además de escapar…- dijo Kaede arrepentida -si no me hubiera ido el demonio no me habría atacado…-

-si no te hubieras ido, habría atrapado a Izayoi estando sola- le dijo Satoru tratando de hacerla sentir mejor -en cierto modo eso le salvo la vida-

-Satoru-kun…- dijo ella con una sonrisa cuando bruscamente él se detuvo diciendo bruscamente.

-sin embargo me costó un montón encontrarte, de no ser por lo ruidoso que era el demonio quizás no habría llegado a tiempo-

-lo siento…- le respondió Kaede arrepentida cuando Satoru se arrodillo de una pierna frente a ella, haciéndola encogerse de hombros y cerrar sus ojos en recuerdo del golpe que le había dado Rayquaza hacia unos momentos creyendo que él le haría algo parecido, sin embargo no fue así, más bien sintió como algo suave se ponía en su cuello acompañado del sonido de una campanita, al abrir los ojos con curiosidad vio que en el cuello en efecto tenía un moño blanco con una campanita en el frente.

-listo, con eso debería bastar- dijo Satoru al terminar el nudo.

-¿Qué es esto?- le pregunto ella con curiosidad.

-¿Cómo que es? es un moño- le respondió bruscamente Satoru en lo que con un dedo hiso sonar la campanita -solo que tiene una campanita, si algún día te vuelves a perder, esto me ayudara a encontrarte- esas palabras la hicieron sonreír tocando la campanita con delicadeza con sus manitas antes de colocarlas sobre su pecho diciendo.

-gracias, Satoru-kun-

-no me agradezcas, ahora vámonos a casa, ya es tarde y tengo hambre- le respondió Satoru siendo un poco brusco al final en lo que comenzó a caminar nuevamente.

-¡si!- respondió alegre Kaede corriendo tras él hasta llegar de nuevo a su lado, y de esa forma ambos se dirigieron a casa, y en la mente de Kaede se decía a si misma que Satoru aunque no lo demuestre directamente, en realidad es un chico muy amable, y que estaba feliz de poder estar a su lado.

Continuara…
Los guardianes pokemon: capitulo tres
Pues despues de semanas llenas de trabajos, examenes y exposiciones en la universidad, finalmente les traigo el tercer capitulo de mi actual fanfiction, espero que les guste, y de antemano pido perdon por la demora entre capitulos, siempre que tenga un momento libre, intentare usarlo para avanzar en esta historia que espero les guste x3

pokemon es propiedad de nintendo y gamefreak
Loading...

Responsabilidad.



El sonido del reloj despertador hiso que Satoru se levantara sobresaltado de su cama, completamente lleno de sudor se froto los ojos con una de sus manos antes de mirar a su alrededor, estaba en su habitación, y por la ventana entraba la luz de la mañana.

-¿acaso…fue todo un sueño…?- se preguntaba a si mismo solo para percatarse que Kaede estaba durmiendo a su lado sujeta de su brazo derecho -Kaede…- se dijo a si mismo antes de lenta y cuidadosamente librar su brazo para dejarla dormir tranquilamente en la cama en lo que él se retiro de la habitación.

-no fue un sueño…todo fue real…Kaede…esa chica Mitzuki y Kevin…el demonio…mi transformación…- decía Satoru mentalmente mientras se alistaba en el baño para ir a la escuela, intentando asimilar más concretamente lo que había ocurrido la noche anterior, ya que había sido una experiencia tan surrealista que parecía imposible, pero lo fue, y en cierto sentido eso le permitió sonreír con cierta satisfacción de haber hecho algo tan increíble, pero luego se miro al espejo, y recordó todas esas imágenes que pasaron por su cabeza durante su transformación, parecían ser recuerdos, pero claramente no eran suyos, y habían pasado demasiado rápido como para saber de que se trataban con exactitud,  sin embargo los sentimientos que iban con ellos si los recordaba con claridad gracias a la intensidad de estos, en un instante sintió algo de inseguridad, seguida de inmensa alegría y luego por un profundo dolor, todo eso lo recordaba a flor de piel, pero no eran sus recuerdos, eran los de Kaede, miro hacia abajo hacia el lavamanos diciéndose -me pregunto…¿Qué fue lo que le ocurrió…?- entonces miro a la palma de su mano, cerro su puño con fuerza y salió del baño ya preparado para partir, decidió que sería mejor no indagar mas en ese asunto y no despertar a Kaede, lo mejor pensó, era que descansara.

-buenos días…- dijo al entrar a la sala de estar cuando pero quedo sin habla al ver que sentado en la mesa junto a sus hermanas estaba nada menos que Kevin el zorua, comiendo de un pote de arroz como si no hubiera mañana.

-¡delicioso! ¡mas por favor!- dijo el muy animado.

-ok, aquí tienes- dijo Kagome mientras le servía una gran cucharada de arroz en el pote a Kevin, lo que hiso que Satoru cayera al suelo ante tal disparatada situación pero se levanto inmediatamente y en menos de un segundo ya estaba detrás de Kevin.

-¡cabron! ¡¿Qué mierda haces aquí?!- dijo el muy molesto y con una vena de rabia en la cabeza.

-pero que ruidoso eres- dijo Kevin mirándolo de reojo en lo que le dio un pote de arroz -aquí tienes tu desayuno-

-ah gracias...- respondió Satoru al tomar el pote con calma, aunque unos instantes después reconsidero -espera…- entonces tomo a Kevin del cuello con un brazo y con el puño libre comenzó a hacerle un violento coscorrón mientras le gritaba -¡no me cambies el tema bastardo!- Kevin luchaba y gritaba desesperado por librarse del agarre mortal de Satoru cuando una voz desde el pasillo detuvo su lucha y los hiso mirar hacia esa dirección a ambos.

-cielos ¿siempre haces tanto ruido ni bien te levantas?- se trataba nada menos que de Mitzuki quien tenía ya puesto su uniforme escolar con una toalla húmeda alrededor de su cuello y un cepillo de dientes en la boca.

-¡¿eh?! ¡¿tu también?!- dijo furioso Satoru justo cuando Kevin le mordió el brazo con fuerza -¡aaaah! ¡maldito zorro enano!- se sacudió el brazo con fuerza hasta que Kevin lo soltó cayendo justo sobre los brazos de Mitzuki para luego sacarle la lengua a él -¡ya verás cuando…! ¡y a todo esto ¿que hacen aquí en mi casa?!-

-porque era tarde y mi casa queda lejos, además Kagome-chan nos dejo pasar la noche aquí- respondió con una cara de felicidad.

-¡¿eh?! ¡¿Kagome, por qué?!- pregunto él.

-era lo mínimo que podíamos ofrecerles como agradecimiento por habernos ayudado ayer- dijo ella con su típica serenidad en lo que Haruka se levanto de la mesa y dijo alegremente.

-¡tener visitas es divertido!-

-Satoru, deberías ser más amable y atento como tus hermanas- decía Mitzuki como sermoneándolo en lo que Kevin agrego.

-de hecho son tan distintos que ni parecen hermanos-

-¡nadie les pidió su opinión!- dijo Satoru, pero Mitzuki lo interrumpió agregando.

-bueno de todos modos, no podía irme sin antes darte la más cordial bienvenida-

-¿bienvenida?- le pregunto él.

-así es- le respondió ella para luego levantar el pulgar con gran energía  mientras Kevin abanicaba desde su hombro -¡porque a partir de ahora, formas parte de las filas de los guardianes pokemon!-

-¿Qué…?- dijo Satoru con cara de incredulidad.

-no te sorprendas tanto, hiciste un contrato con un pokemon sagrado, eso te hace un guardián con todas las responsabilidades que eso conlleva- dijo Mitzuki.

-deberás de dar tu mayor esfuerzo a partir de ahora- dijo Kevin.

-yo creo que lo harás bien- dijo Kagome.

-¡onii-chan genial!- grito muy animada Haruka.

-y lo más importante de todo es que no tienes derecho a negar…- iba hablando Mitzuki cuando Satoru súbitamente cruzo los brazos frente a él en forma de equis y grito.

-¡me niego!-

-¡¿eh?! ¡¿pero que estás diciendo?!- dijo Mitzuki sorprendida por semejante negativa.

-lo siento pero no tengo el más mínimo interés en volver a enfrentarme a una de esos demonios en lo que me resta de vida- respondió el con gran asertividad en lo que recogía su mochila del suelo.

-¡pero si luchaste increíblemente bien anoche!- ella le dijo justo antes de que Kevin agregara.

-incluso yo me sorprendí-

-lo siento, pero no soy ningún santo como para jugarme el cuello por todo el mundo, si debo cuidar de Kaede pues eso lo hare sin problemas, pero olvídate de pedirme pelear algo más que eso- respondió el justo antes de abrir la puerta de su casa y retirarse -ya me voy, adiós-

-¡onii-chan!- dijo Haruka sorprendida por la actitud de Satoru -rayos, y se veía tan genial anoche…-

-Mitzuki-chan ¿Qué hacemos ahora?- le pregunto Kevin mientras ella miraba a la puerta pensativa.
En el camino a la escuela Satoru se sintió incomodo al saber que Mitzuki lo estaba siguiendo, al rato una vena aparece en su cabeza para luego voltear molesto diciendo.

-¡¿oye, se puede saber por qué diablos me sigues?!-

-porque no sé cómo llegar a la escuela desde aquí- le respondió ella con ojos entrecerrados caricaturescos para luego cambiar a una cara de seriedad -además no pienso quitarte los ojos de encima hasta que aceptes tu responsabilidad como guardián-

-vaya molestia eres…- respondió el en lo que siguió su rumbo. Mientras lo seguía Mitzuki no podía evitar recordar él como Satoru había luchado ayer en su forma de guardián, y aun así le sorprendía semejante actitud de su parte al no aceptar su nueva responsabilidad.

-¡Satoru-san!- grito una voz femenina a la distancia, ambos se fijaron adelante para ver a Akari Sonozaki, una amiga de la infancia de Satoru, quien es de una estatura un tanto más baja a la de Satoru y de Mitzuki, y de cabello castaño corto, ella también iba en la misma clase que Satoru en la preparatoria.

-oh, Akari- respondió Satoru al saludo.

-llegas algo tarde ¿acaso te quedaste dormido?- le pregunto ella alegremente.

-bueno…se podría decir que algo así- dijo el rascándose la cabeza en lo que Akari vio a Mitzuki detrás de Satoru y pregunto.

-Satoru-san ¿Quién es la chica que te acompaña? ¿va en nuestra misma escuela?-

-pues si…- dijo el un tanto esquivo al no saber que responder.

-un gusto, me llamo Mitzuki Kamiya, y soy alumna de primer año en nuestra escuela- dijo Mitzuki en lo que le daba unas palmadas en la espalda a Satoru -Satoru-sempai me estaba ayudando a estudiar unas materias en su casa anoche-

-¿y ahora me llamas sempai?- dijo el algo extrañado, más que nada por enterarse que Mitzuki era un año menor que ellos que iban en segundo año.

-oh ya veo- dijo Akari sonriendo cuando una idea se le cruzo por la mente -esperen…estudiando…juntos…de noche…en la casa de Satoru-san…no será…- entonces su cara cambio a una de terror en lo que dio unos pasos atrás exclamando -¡¿estaban en una cita de estudios?!-

-¡por supuesto que no!- le respondieron ambos con expresiones de rabia caricaturescas en sus rostros.

Un poco más tarde, Kaede poco a poco despertó mientras se sentaba en la cama y miraba a su alrededor en lo que se froto los ojos para aclarar su vista.

-¿Dónde…estoy…?- dijo aun un poco somnolienta, noto que se encontraba en una cama increíblemente cómoda al menos para ella, de la cual sentía un aroma familiar, era el aroma de Satoru, recordó todo lo ocurrido, el como él la protegió del demonio, de cómo hicieron un contrato de unión, y de cómo sus almas se unieron en ese momento, ella se sentía a salvo allí, lo que le hiso sonreír alegremente, se llevo las sabanas de la cama hasta el pecho en lo que inhalo profundamente, en toda la habitación podía sentir el aquel aroma -aquí se respira el aroma de Satoru-kun…- dijo en voz baja alegre y sus ojos cerrados, y al abrirlos tenia frente a frente a nada menos que a Kevin.

-oye…- dijo el haciendo que Kaede gritara del susto para luego darle una fuerte bofetada haciéndolo caer de la cama -¡¿Por qué hiciste eso?!- decía mientras se frotaba la mejilla.

-lo siento…es que me asustaste…- dijo ella apenada en lo que arrugaba un poco las sabanas en sus manos.

-mira que eres delicada- le dijo él mientras se ponía de pie -ahora levántate, hay que irnos-

-¿irnos donde?- ella le pregunto un tanto confundida.

-a la escuela- le respondió el.
Ya por la tarde cuando terminaron las clases, Akari y Satoru al ser los encargados del aseo permanecían en el salón de clases ordenándolo todo.

-creo que es todo- dijo Akari suspirando y frotándose un poco la frente para limpiarse el sudor -¿Satoru-san, nos vamos juntos?-

-¿eh? claro, no tengo problemas- respondió Satoru en lo que abría una botella de jugo que tenía guardada en su mochila para beber de esta.

-¡genial! iré a guardar las escobas, ahora regreso- dijo ella tomando las palas y escobas antes de retirarse del salón.

-tomate tu tiempo- respondió el indiferente a la situación, y mientras bebía de su jugo escucho algo golpeando afuera por la ventana, algo extraño ya que estaban en el tercer piso de la escuela, al mirar por la ventana estaban nada menos que Kevin y Kaede parados frente a la ventana.

-hola- dijo Kevin levantando una mano, sin embargo la sorpresa de ver a esos dos en la escuela fue suficiente para hacer que Satoru escupiera el jugo que tenía en la boca. pocos segundos después Kevin y Kaede estaban sentados en unas mesas mientras Satoru les decía molesto.

-¡¿se puede saber que mierda hacen aquí?!-

-lo siento Satoru-kun…no quería molestarte…- dijo Kaede con una voz y mirada tímida.

-ugh eres tan ruidoso aquí como en tu casa- respondió Kevin con ojos entrecerrados caricaturescos justo cuando Satoru lo tomo de la cabeza con firmeza y comenzó a moverlo un poco en su lugar mientras lo miraba con una cara bastante aterradora diciéndole.

-responde mi pregunta pequeño bastardo-

-¡c-cállate! ¡¿Qué pasaría si aparece un pokemon o un demonio por aquí y no estamos cerca?!- respondió Kevin en una mescla de temor y enojo.

-ese ya es problema mío ¡¿si quiera pensaste que pasaría si alguno de mis compañeros llega a verlos a ustedes dos?!- le dijo Satoru soltando su cabeza y sentándose el en una silla frente a ellos.

-se nota que exageras mucho la situación, idiota- dijo Kevin cruzando sus brazos y volteando la mirada a otro lado.

-¿Por qué?- pregunto Satoru con seriedad en lo que Kevin volvió a mirarlo y comenzó a explicarle.

-es sencillo, veras, se supone que solo uno de cada veinte o treinta mil humanos son capaces de volverse guardianes, que es lo mismo decir que tienen la capacidad de poder vernos, dicho así el solo hecho que Mitzuki-chan y tú que son guardianes vayan a la misma escuela es algo realmente inusual-

-creo que Kevin-san tiene mucha razón Satoru-kun…- dijo Kaede con una cara bastante pensativa.

-no le vayas dando la razón…- dijo Satoru con una gota grande de sudor tras su cabeza antes de mirar a Kevin seriamente de nuevo -¿entonces estas seguro de todo eso que dijiste?-

-confía en mí, la probabilidad de que haya otra persona capaz de vernos en tu escuela es casi inexistente…- decía Kevin con gran confianza cuando un ruido sordo como de algo golpeando contra la pared, los tres voltearon la mirada hacia la puerta y allí pegada a la pared y temblando de miedo estaba nada menos que Akari.

-¿Qué pasa Akari?- le pregunto Satoru sorprendido por verla en ese estado, entonces ella lentamente señalo al escritorio donde estaban sentados Kevin y Kaede diciendo en voz temblorosa-

-Satoru-san…q-que son…esos…- de inmediato a los tres se les puso los pelos de punta al darse cuenta que Akari podía ver a ambos pokemon sentados allí.

-n-no es posible…- se decía Kevin a si mismo pero eso fue la gota que derramo el vaso para Akari, porque oírlo hablar termino por hacer que su espíritu se saliera de su boca y se desmayara en el mismo lugar donde estaba.

-¡Akari!- grito Satoru antes de darle un muy fuerte coscorrón en la cabeza a Kevin para luego gritarle -¡con que la probabilidad era inexistente ¿no?!-

-¡¿y yo como iba a saber que algo así pasaría?!- le grito Kevin de vuelta mientras se frotaba la cabeza donde le había crecido un chichón.

-¿Satoru-kun ella estará bien?- pregunto tímidamente Kaede, haciéndole recordar a Satoru que Akari seguía tirada en el suelo donde estaba.

un poco más tarde, ahora también acompañados por Mitzuki, los cinco estaban reunidos en el techo de la escuela, donde le habían explicado a la ya despierta Akari todo lo que necesitaba saber.

-oh, entonces…Mitzuki-san y Satoru-san…¿son ambos guardianes pokemon?- pregunto Akari.

-así es, Kevin-kun y yo hicimos nuestro contrato hace ya dos años- dijo Mitzuki mientras abrazaba a Kevin quien estaba sentado en sus piernas cuando agrego diciendo.

-y hemos sido un súper equipo desde entonces-

-¿y Satoru-san?- volvió a preguntar Akari.

-yo hice mi contrato con Kaede anoche- dijo asertivamente Satoru, sin querer agregar el hecho de que le debía la vida a Kaede.

-mucho gusto…- dijo Kaede mientras se acercaba a Akari agregando  -me llamo Kaede…perdón si te asustamos hace un rato…ojala nos podamos llevar bien- ella se inclino un poco haciendo reverencia.

-ella…ella es…-decía Akari cuando algo dentro de ella dio un brusco giro de 180 grados al ver y oír la disculpa de Kaede, sin poder evitarlo más se abalanzo a ella dándole un fuerte abrazo, estrujándola y frotando su rostro en ella mientras un aura rosa lleno de flores la rodeaba mientras decía a viva voz -¡es tan tierna!-

-¡¿eeeeh?! ¡Satoru-kun ayúdame!- fue lo único que Kaede pudo decir ante tan súbita situación.

-o-oye…- es cuanto pudo decir Satoru quien tenía una gran gota de sudor en la cabeza estirando la mano hacia Akari quien seguía frotándose y abrazando a Kaede.

-creo que ya se acostumbro- dijo Mitzuki alegre ante el cambio de ambiente que había tenido lugar, sin embargo Kevin miraba con ojos entrecerrados caricaturescos y agrego.

-demasiado rápido diría yo…- sin embargo el momento fue interrumpido cuando escucharon la puerta del techo abrirse y vieron como una de sus profesoras comenzó a caminar hacia el barandal.

-Satoru-san ¿no es esa la maestra Higurashi?- dijo Akari dejando de estrujar a Kaede unos momentos.

-si, es ella ¿Qué estará haciendo…?- dijo Satoru cuando la profesora comenzó a subirse al barandal con la clara intención de saltar al vacío cuando los cinco se pusieron rápidamente de pie -¡oiga!- grito cuando corrió a toda velocidad atrapando a la profesora cayendo con ella nuevamente al suelo del techo de la escuela a salvo en lo que los demás se acercaron rápidamente.

-¡¿están bien?!- pregunto Mitzuki.

-¡¿la profesora Higurashi esta…?!- pregunto también Akari cuando Satoru la interrumpió diciendo mientras se arrodillaba junto a la profesora.

-está bien, solo esta inconsciente-

-¡Satoru-kun mira!- exclamo Kaede  señalando lo que parecía ser un muy fino pero visible hilo morado brillante alrededor del cuello de la profesora.
-¿y esto qué diablos es?- se pregunto Satoru en lo que levantaba un poco aquel extraño hilo.

-¡Mitzuki-chan eso es…!- exclamo Kevin mirando a Mitzuki la que agrego con total seguridad.

-si, no hay duda, es un hilo de aura demoniaca-

-¿un hilo de aura demoniaca?- pregunto Akari.

-¡espera, eso significa…!- exclamo Satoru cuando Mitzuki lo interrumpió diciendo.

-significa que la profesora Higurashi no estaba actuando por cuenta propia, estaba siendo manipulada por un demonio- ella se dirigió al barandal y comenzó a observar detenidamente la escuela -y no debe de estar lejos de aquí, quizás esté aquí mismo en la escuela-

-¡espera, si hay un demonio como fue que no lo sentimos como el que apareció en mi casa?!- pregunto Satoru.

-seguramente debe estar ocultando su aura demoniaca, no todos los demonios son unos descerebrados como el que enfrentamos anoche- dijo Mitzuki agregando -pero antes que nada debemos liberar a la profesora Higurashi de su control- entonces miro a Kevin y le extendió la mano -¡Kevin-kun!-

-¡en seguida!- dijo Kevin tomando la mano de Mitzuki provocando que ella pasara a su forma de zorua.

-¡kyaaa! ¡Mitzuki-chan se ve tierna!- grito Akari nuevamente rodeada por el aura rosa de antes.

-¡no es momento para eso!- grito Satoru cuando miro a Kaede diciendo -¡Kaede vamos…!-

-¡no te metas en esto!- lo interrumpió Mitzuki que estaba de pie sobre el barandal mirándolo con seriedad. Satoru se le quedo mirando sorprendido cuando ella continuo hablando -tu mismo que no querías volver a pelear contra un demonio y que no eres de los que arriesgan el cuello por todo el mundo- entonces ella empuño su gran shuriken y señalo con este a Satoru antes de gritarle -¡así que al menos que dejes a un lado esa idea que tienes de ti mismo y aceptes responsabilidad de lo que eres ahora, no quiero que alguien como tú me ayude!- con eso dicho ella salto del techo hacia abajo.

-¡oye…!- exclamo Satoru pero ya era demasiado tarde, ella ya había saltado, y en su cabeza se había quedado las palabras de Mitzuki, mientras que Kaede a su lado lo miraba atentamente, preguntándose que era lo que haría Satoru ahora.
Mientras Mitzuki caía pudo ver el hilo de aura demoniaca debajo de ella, empuño su shuriken diciendo.

-¡estate atento Kevin-kun, ni bien corte el hilo el demonio revelara su posición!-

-¡entendido!- dijo Kevin desde el interior de ella, entonces cuando tuvo el hilo frente a ella, alzo su shuriken gritando.

-¡aquí va!- corto el hilo de un solo movimiento, liberando a la profesora Higurashi del control del demonio, y al dejar de estar tenso, este dejo ver un pequeño destello desde unos arbustos del patio -¡allí es donde debe estar!-

-¡Mitzuki-chan cuidado!- grito Kevin pero para cuando ella miro a su izquierda vio como una gran serpiente negra y de ojos rojos surgía desde una de las ventanas de la escuela, parecía todo ir en cámara lenta cuando ella rápidamente logro ponerse en posición, justo cuando este demonio abrió bien grande la boca eh intento atraparla con esta, pero ella logro con todas sus fuerza mantenerla abierta clavando su shuriken en el paladar superior del demonio, justo antes de que este cayera violentamente al suelo del patio levantando una gran nube de polvo.

-¡Mitzuki!-grito Satoru observando lo que ocurría desde el techo junto a Kaede mientras Akari cuidaba de la profesora que aun seguía inconsciente.

-Satoru-san ¿Qué ocurre allí abajo?- pregunto Akari muy preocupada, pero Satoru no supo que responder, solo podía observar cómo se desarrollaba el combate, todo mientras intentaba ordenar todo lo que había en su cabeza, todo eso mientras Kaede seguía a su lado, queriendo poder decir algo.

-¡diablos, el destello del hilo no era más que una trampa!- decía Mitzuki mientras forcejeaba para evitar que el demonio la atrapara con sus mandíbulas

-he…he…he…iba a conformarme con esa simple humana…pero resulte afortunado…el alma de un guardián en su lugar será de gran provecho…- decía el demonio en un tono burlón en lo que Mitzuki sonrió llena de confianza y dijo.

-he, admito que ese fue un buen truco de tu parte…¡pero!- entonces sostuvo el shuriken con una mano para mantener la boca del demonio abierta mientras que con la otra cargo una bola sombra -¡no me subestimes!- grito cuando lanzo la bola sombra directo a la garganta del demonio, provocando que este gritara de dolor aflojando su agarre, lo que le permitió a ella dar un salto atrás fuera de su alcance para luego de un movimiento rápido lanzar su shuriken el cual corto la cabeza del demonio antes de volver a ella -¡ya está!-

-¡lo consiguió!- dijo Kaede pero Satoru siguió observando antes de decir.

-no…todavía no…- fue entonces cuando poco a poco la cabeza del demonio volvió a unirse a su cuerpo, sorprendiendo a Mitzuki quien por unos segundos había dado por ganado el combate.

-¿eso es todo lo que tienes…guardiana…?- dijo el demonio mirando a Mitzuki que gruñía como un zorro molesto mientras se mantenía en guardia -esperaba algo más de ti…- agrego antes de intentar atacarla de nuevo con su mandíbula pero ella lo esquivo saltando a un lado para luego atacarlo en el rostro usando calcinación, haciendo a este retroceder un poco pero sin antes intentar atacarla con su cola, ella logro darse cuenta a tiempo logrando así cortar la cola del demonio usando su shuriken, pero al igual que su cabeza, esta volvió a unirse a su cuerpo.

-¡diablos, ¿acaso es inmortal?!- exclamo ella antes de esquivar hábilmente otro ataque de cola del demonio. Mientras tanto en el techo Satoru seguía viendo la lucha molesto consigo mismo, era consciente de lo que él había dicho anteriormente, y de que era básicamente lo que él pensaba de el mismo en verdad, pero desde anoche tenía otra percepción de si mismo, pero que le costaba dejar salir, impotente no hiso más que apretar el barandal con fuerza. Fue entonces cuando Kaede tomo iniciativa, con cuidado coloco una mano sobre la de Satoru haciendo que este dejara de apretar para luego mirarla, ella le sonrió y dulcemente le dijo.

-Satoru-kun…si quieres ayudar…entonces iré contigo…-

-Kaede…tu…- respondió Satoru.

-está bien…yo te apoyare en lo que decidas…somos compañeros después de todo…¿no?- ella agrego, y basto para convencer a Satoru, el le sonrió y le dijo.

-asi es...somos compañeros...Kaede…- entonces se coloco junto a ella al otro lado del barandal, decidido a hacer algo al respecto.

-¡¿Satoru-san?!- exclamo Akari sin dejar de lado a la profesora.

-Akari, tu cuida a la profesora Higurashi…yo debo cumplir con mis deberes- le respondió Satoru con una mirada si bien seria, parecía feliz, lo cual la sorprendió mucho, pues era una parte de Satoru que hacía mucho no había visto, y eso hiso que ella se sonrojara un poco.

-¡vamos Kaede!- exclamo Satoru.

-¡si!- respondió Kaede tomándolo de la mano haciendo que el tomara su forma de vulpix blanco para así desenvainar su katana y saltar hacia el demonio cayendo a toda velocidad para entonces gritar enérgicamente antes de clavar su arma en la cabeza del demonio que estaba por volver a atacar a Mitzuki, haciéndolo caer con fuerza extrema al suelo.

-¡¿Satoru?!- exclamo Mitzuki sorprendida de verlo allí.

-¡que Satoru ni que nada! ¡acaba con el ahora que está indefenso!- le respondió Satoru mientras mantenía su katana clavada en la cabeza del demonio. Ella sonrió con una mescla de confianza y alegría al tener a Satoru ayudando, entonces empuño su shuriken y grito.

-¡eso no tienes porque decírmelo!- corrió a toda velocidad cortando a todo lo largo al demonio con su shuriken, haciendo que este cayera de lado por lo que Satoru tuvo que quitar su espada y rodo un poco al caer al suelo antes de levantarse de nuevo en lo que Mitzuki corrió a su lado.

-¿crees que ahora lo vencimos?- pregunto Satoru mirando al demonio tirado en el suelo.

-no, todavía no- respondió Mitzuki cuando el demonio poco a poco se levantaba con su s heridas nuevamente recuperadas.

-¿otro guardián…? bien…mientras más vengan…mas podre saciarme…- dijo el demonio mirándolos antes de atacarlos con sus mandíbulas de nuevo, pero Mitzuki lo detuvo usando protección para si Satoru poder hacerle un buen corte en los ojos con su katana, haciéndolo retroceder nuevamente.

-¡mierda ¿Cómo vamos a derrotarlo si se recupera de cada ataque que le damos?!- exclamo Satoru cuando noto algo familiar que salía de la nuca del demonio, un hilo que resplandecía de color morado, se lo señalo a Mitzuki gritando -¡Mitzuki eso es…!-

-¡ya lo vi, es un hilo de aura demoniaca, este no es el verdadero demonio, no es más que un muñeco controlado por el!- le respondió ella cuando comenzó a correr hacia el hilo en lo que le dijo a Satoru -¡distráelo para que yo pueda cortar el hilo!-

-¡entendido!- respondió el en lo que empuño con fuerza su katana la cual se cubrió de una llama azul la cual con un movimiento esta se volvió un ataque fuego fatuo que rodeo al demonio manteniéndolo en su lugar a la vez que comenzaba a quemarlo, al principio esto lo mantuvo en su lugar hasta que vio a Mitzuki dirigirse al hilo de aura demoniaca, lo que lo hiso reaccionar gritando.

-¡¿A dónde crees que vas?!- intento atacarla con su mandíbula pero Satoru rápidamente volvió a cortarle la cabeza con su katana gritándole.

-¡no te distraigas pedazo de idiota!- aprovechando que la cabeza del demonio aun no se unía a su cuerpo Mitzuki salto hacia el hilo de aura demoniaca para así con su shuriken cortarlo gritando.

-¡se acabo!- al ya no estar unido por el hilo el demonio falso comenzó a desaparecer, fue entonces cuando Mitzuki vio otro pequeño resplandor de donde provenía en hilo entre unos arbustos -¡allí está el verdadero demonio! ¡Satoru acaba con él!- le grito a Satoru el cual corrió hacia esa dirección gritando.

-¡ya lo sé!-  poco antes de llegar a los arbustos paró en seco inhalando tanto como pudo para si usar lanzallamas contra estos, de ellos salió una pequeña serpiente negra la cual se desintegro por las llamas de Satoru, el demonio estaba vencido.

-mira nada mas ¿ese era el verdadero demonio?- dijo Satoru un tanto decepcionado mientras intentaba recuperar el aliento.

-con razón no pudimos sentir su aura demoniaca, para ser tan pequeño era un verdadero presumido- dijo Mitzuki al acercarse a Satoru antes de mirarlo sonriendo, lo que hiso que él se incomodara un poco preguntándole.

-¿oye porque me miras así? ¿acaso tengo monos en la cara?-

-no es nada, es solo que me sorprendiste, pensé que no eras un santo que no se arriesgaba por los demás y que se negaba a volver a luchar con demonios, sin embargo aquí estas, derrotando a otro- le respondió ella, haciéndolo sonrojarse un poco y para que ella no lo viera se volteo y se rasco la cabeza diciendo.

-bueno…supongo que para mi mala suerte tampoco soy un desalmado que ignora a quienes en verdad necesitan ayuda…-

-si si, lo que tu digas- le dijo ella un tanto burlescamente.

-¿y eso que significa?- dijo él cuando ambos notaron que Akari corría hacia ellos gritando.

-¡Satoru-san!-

-¿Akari? ¿Qué ocurre? ¿paso algo con la profeso…?- pregunto Satoru cuando ella de sorpresa se lanzo hacia él para abrazar, estrujarlo y frotar su cara con la de el haciéndolo gritar de sorpresa mientras ella le decía.

-¡Satoru-san, te ves tan tierno! ¡un zorrito blanco con traje de samurái! ¡es lo más tierno del mundo!-

-¡oye ya suéltame! ¡es demasiado extraño! ¡para ya!- gritaba Satoru intentado liberarse del agarre de Akari mientras Mitzuki no hacia más que mirar riendo un poco ante tan cómica situación.

-vaya chica más rara, parecía asustada y ahora está toda amorosa con ese tonto que cree que es tierno- decía Kevin desde el interior de Mitzuki.

-son cosas de chicas Kevin-kun, y no te preocupes, para mi tu eres el más tierno- le dijo Mitzuki alegremente-

-¡eso ya lo sé!- agrego Kevin con una voz un poco presumida.

Más tarde ese mismo día, Satoru se encontraba caminando a casa junto a Kaede agotado tras lo que había ocurrido en lo que resulto ser una tarde de lo más agitada.

-rayos…¿Cómo es posible que este día se complicara tanto en tan poco tiempo?- decía el quejándose.

-pero al menos todo resulto bien- le respondió ella tranquilamente antes de mirarlo y preguntarle -por cierto Satoru-kun ¿tu profesora estará bien?-

-los paramédicos dijeron que se repondrá en unos días, y que al parecer no recuerda nada de cuando estuvo controlada por el demonio- le respondió el lo que la hiso sonreír antes de decir.

-me alegro mucho-

-por cierto Kaede…- dijo Satoru cambiando su seria voz a una un poco más alegre.

-¿Qué pasa Satoru-kun?- le pregunto ella un poco extrañada.

-quería decirte…bueno como lo digo…- decía él mientras se rascaba la mejilla un tanto apenado, sabía lo que debía decir pero finalmente de la pena se arrepintió y dijo -sabes que, mejor olvídalo-

-¡¿eeeeh?! ¡pero quiero saber que ibas a decir Satoru-kun!- exclamo ella ya que la curiosidad le picaba mucho.

-si dije que lo olvides es porque no tiene importancia- le dijo el volviendo a su tono serio de siempre, pero Kaede le siguió insistiendo jalándole un poco de su camisa diciéndole.

-¡pero de verdad quiero saber qué es lo que querías decirme Satoru-kun!-

-¡ugh que molesta te estás poniendo! ¡si te dicen que no es importante es porque no lo es!- le respondió el comenzando a molestarse un poco.

-¡Satoru-kun eres muy malo! ¡dímelo por favor!- siguió insistiendo ella jalando más de la camisa de Satoru.

-¡ya deja de molestar con eso!- exclamo el intentando de terminar la discusión, pero resulto que continuaron discutiendo todo el camino hasta llegar a casa. Aunque Satoru decía que no era importante lo que iba a decir, la verdad es que para él si lo era, sobre todo para él, sin embargo prefirió guardárselo para si mismo hasta sentirse listo para decirle la verdad a Kaede.

Continuara…
Los guardianes pokemon: capitulo dos
uffff eh aqui el segundo capitulo de los guardianes pokemon, traidos a ustedes tras dos semanas de vacaciones dedicadas a flojear y a los videojuegos xD

espero que lo disfruten tanto como yo x3

pokemon es propiedad de nintendo y gamefreak
Loading...
woah siento que fue hace años que no escribía un journal aquí, aunque también me pasa lo mismo con lo que eh escrito owo

en fin, los últimos meses eh tenido varias ideas para fanfictions que en las que eh trabajado y puliendo en lo que sobrevivo a los retos de la universidad nueva :iconpapmingplz:

ya tendran mas noticias de estos, mientras les dejo sus títulos, nos vemos luego chicos ;3


-Los guardianes pokemon: en emisión

-La leyenda de Daiki: aun trabajando

-Freedom fighters: aun trabajando
  • Listening to: Log horizon ending: your song
  • Reading: kuroko no basket
  • Watching: pokemon xy
  • Playing: wolfenstein the new order
  • Drinking: Coca-cola

deviantID

Dewott-kun's Profile Picture
Dewott-kun
gabriel pero por favor solo diganme dewott n.n
Artist | Student | Literature
Chile
naci, creci y vivo en el norte de chile, tengo 21 aņos, fan de pokemon desde sus inicios y actualmente estudiante universitario o.o

AdCast - Ads from the Community

×

Friends

Comments


Add a Comment:
 
:icontropical0:
Tropical0 Featured By Owner Jun 22, 2014  Student General Artist
-comentario random a persona random- ovo ¡Hola! ¡Me gusta el chocolate!

(Sí, estoy loca xD Cada cierto tiempo hago esto)
Reply
:icondewott-kun:
Dewott-kun Featured By Owner Jun 22, 2014  Student Writer
[le da un monton de chocolates] pues tenga chocolate ;D

(yo estoy aun mas loco ;D)
Reply
:icontropical0:
Tropical0 Featured By Owner Jun 22, 2014  Student General Artist
Yay *w* Chocolate -come-
Reply
:icondewott-kun:
Dewott-kun Featured By Owner Jun 22, 2014  Student Writer
hahaha solo ten cuidado de no terminar en coma chocolatoso ;D
Reply
(1 Reply)
:iconlaahgata:
LaahGata Featured By Owner May 26, 2014  Hobbyist Digital Artist
Adadadad feliiiiiiiiiz cumpleaņos Bui!! *w* ojala la pases muy bien en este dia!!! ^^
Reply
:icondewott-kun:
Dewott-kun Featured By Owner May 26, 2014  Student Writer
gracias jacky, y eso planeo hacer B3
Reply
:iconlaahgata:
LaahGata Featured By Owner May 26, 2014  Hobbyist Digital Artist
De nada ^^
Reply
:iconaquaoshawott01:
AquaOshawott01 Featured By Owner May 26, 2014  Student Filmographer
HAPPY BIRTHDAY!!!!!! 
Reply
:icondewott-kun:
Dewott-kun Featured By Owner May 26, 2014  Student Writer
gracias!!! :dummy:
Reply
Hidden by Owner
Add a Comment: